Es la especie pionera de la mayoría de los ecosistemas degradados, porque puede establecerse y crecer en lugares modificados por el fuego y el pastoreo. A medida que se desarrolla va sujetando el suelo y brindando un ambiente más húmedo y sombrío para que otras especies leñosas como el Molle y el Coco puedan establecerse y formar con los años un bosque.

Necesita mucho sol, pero no requiere de riego ni de buenos suelos. La sombra que proyecta es rala, lo que permite el establecimiento bajo su cobertura de gramíneas, herbáceas y otros arbustos.

Espinillo

€85,00Precio
  •  

    Habita zonas de clima mediterráneo y estepa cálida, aunque hay excepciones, porque también se la puede ver en el Chaco árido. Es capaz de soportar períodos prolongados de sequía.

    Dado su amplio rango de hábitat, algunos autores consideran que existen muchas subespecies y variedades.

    Es muy común en la provincia argentina de Entre Ríos, donde crece en zonas generalmente degradadas, y desaparece cuando las especies más propias de esa zona vuelven a estar.

    Además, forma espinillares en las tierras de lomadas (que tienen alto drenaje).

    En la Provincia de Córdoba, representa una de las especies nativas más comunes en el monte de las serranías y en el espinal, principalmente debido al incremento de los incendios y desmontes, que aumentan su presencia, debido a que es una especie precursora.